El Método Anselmi

by in Blog
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 1421
  • 0 Comments
  • Subscribe to this entry
  • Print
1421

MÉTODO ANSELMI

La aplicación del Método Anselmi está dirigido a personas con problemas de acúmulo de grasa localizada. Esta manipulación nutre a la piel indirectamente haciendo que ésta se enriquezca gracias al aumento de flujo sanguíneo y linfático.
Con ello también se consigue la retirada de toxinas, causa principal de un aspecto pobre, desnutrido y con tejido no elástico de la zona a tratar. A la vez se consigue la movilización de los adipocitos, haciendo que la capa de grasa disminuya su volumen y consiguiendo una silueta esbelta y un aspecto sano.
Tras el tratamiento, si la persona no cae en malos hábitos se conservará la salud celular y la regeneración de los tejidos elásticos.


INDICACIONES

  • Personas con acúmulo de grasa localizada.

  • Pieles con pérdida de elasticidad.

  • Pieles con aspecto desnutrido.



CONTRAINDICACIONES

  • Durante el embarazo en la zona abdominal.

  • En caso de cualquier tipo de intervención quirúrgica (por ejemplo, una cesárea deberán transcurrir seis meses antes de someter al individuo a una sesión de masaje.

  • Enfermedades infecciosas de la piel y otras no infecciosas generalizadas, úlceras por decúbito (UPP) y quemaduras..

  • Enfermedades vasculares inflamatorias inflamaciones de los ganglios linfáticos, debilidad vascular y retenciones circulatorias graves.

  • Trombosis y embolia arterial por riesgo de embolismo pulmonar o de otros tejidos del organismo, venas varicosas y en cardiopatías en general

  • Inflamaciones agudas o patológicas con sintomatología típica: dolor, calor, rubor (enrojecimiento de la piel) e inflamación (aumento de volumen).

  • Hematomas, hemorragias recientes, heridas sin cicatrizar, esguinces agudos, contusiones, edemas agudos, derrames articulares, desgarros tendinosos.

  • Enfermedades agudas o en fase evolutiva, como estados febriles, náuseas, úlceras.

  • Enfermedades de tipo metabólico como la gota

  • Fibrosis y enfermedades musculares degenerativas.

  • Enfermedades reumáticas agudas.

  • Enfermedades infecciosas o tumorales.

  • Procesos inflamatorios agudos de cualquier origen.

  • Problemas renales en fase aguda, cálculos renales o biliares.

  • Rotura o desgarros de músculos, vainas, tendones o ligamentos.

  • Traumatismos recientes y tratamientos quirúrgicos.

  • Enfermedades del sistema nerviosos como: lesiones de lasvias piramidales o pacientes con cuadros de compresión nerviosa.

 

 

0

Comments

  • No comments made yet. Be the first to submit a comment

Leave your comment

Guest Sábado, 23 Septiembre 2017