Los beneficios del mar en tu bienestar

by in Blog
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 1215
  • 0 Comments
  • Subscribe to this entry
  • Print
1215

 

¿Por qué la playa te deja más guapa? El sol y el mar provocan diversas reacciones en nuestro cuerpo y también en la mente, por eso siempre que volvemos de un viaje playero, nos sentimos más guapas que nunca.

Cuando llegas a la playa, la luz de sol estimula el cerebro a producir endorfina, una sustancia química natural que aumenta el bienestar y el buen humor.

Los rayos ultravioleta A y B son absorbidos por las células de pigmento, provocando una sensación agradable. Los rayos de sol inducen a la producción de vitamina D, un súper nutriente. Sin embargo, pese a lo placentero que es tomar el sol, estas radiaciones también provocan daños en la piel, así que siempre debes broncearte con la piel protegida con un potente filtro solar.

La luz que refleja en tus ojos ajustan tu ritmo circadiano, el periodo de 24 horas en que ocurren las actividades de tu ciclo biológico. Uno de los beneficios es que dormirás estupendamente por la noche. Pero, cuidado: estos rayos también pueden causar quemadura ocular, así que no te olvides las gafas de sol.

El agua salada fortalece la piel, alivia picores e inflamaciones, ¿Cuántas veces alguna herida cicatrizó después de un buen baño de mar? El único inconveniente es que el mar retira el aceite natural de la piel, así que debes doblar el uso de hidratantes intensos.

El agua del mar también rompe el pigmento de tus cabellos, lo que te deja con unas mechas naturales muy sexy. El agua del mar tiene sus puntos negativos, deja el pelo porque acaba con la queratina. Así, que aplica productos que protegen tu pelo del sol e hidrata profundamente cuando llegues a casa.

De vuelta a casa, aplica una capa generosa de aloe vera en la piel, además de refrescante, alivia posibles quemaduras de sol.

Además, el contacto con la naturaleza y la posibilidad de desconectar un poco del mundo, te hace renovar energías  mejorar el ánimo y ver el mundo de otra manera.

Yo siempre salia de playa deseando aquella sensación para siempre, ¿sabes que hice? Me mudé y ahora ¡vivo en una isla!

0

Comments

  • No comments made yet. Be the first to submit a comment

Leave your comment

Guest Domingo, 19 Noviembre 2017